La Falsa Medida, variable dimensiones, 2017. Credits: Jorge Brantmayer.

La Falsa Medida, medidas variables, 2017. Créditos: Jorge Brantmayer.

“… Los bloques de yeso respiran para adquirir dureza y es su respiración la que densifica el ambiente de la galería, que contó con un montaje minimalista a la John McCracken. Estos elementos que son cruciales y que al mismo tiempo parecen una pieza mortuoria, dialogan con otros dos objetos que dan cuenta de su estatuto hospitalario intervenido. Una estructura de hierro de la que cuelgan frascos de vidrio vacíos a través de delicados tejidos, remite al pasado de los tratamientos médicos, cuando las enfermeras en su rol siempre femenino debían -además de atender a los enfermos- tejer un soporte para los frascos que dosificaban la medicina. En esta ocasión es la artista quien emuló dichos cuidados, quien tejió para rememorar esa época. Una vitrina médica resignificada exhibe una especie de cerebro de género y pequeñas figuras hechas con el mismo material. Son “ejercicios de espera”, procedimiento que Aninat trabaja desde 2011 y que consiste en darle los materiales a los pacientes para que estos construyan figurillas en sus tiempos de espera, las que ahora se exhiben como una condensación del tiempo que les lleva ser atendidos y del proceso de incertidumbre previo al diagnóstico. Ambos elementos nos remiten a lo hospitalario no obstante nos muestran otras posibilidades de abordarlo, de involucrarnos con esa sensibilidad.”

Extracto:‘LA FALSA MEDIDA’- María Iris Flores.